Torremolinos
º
25/03/2021

5 Colores mediterráneos: el azul en tu casa

Si hay un color que predomina en las decoraciones mediterráneas donde el mar es uno de los acompañantes de nuestra vida, ese es sin duda, el azul y sus diferentes tonalidades. Además del azul y sus vertientes (turquesa, azules más intensos, celestes…) también podremos combinarlo con otros colores muy interesantes y que encajan perfectamente en estos lares marítimos. Sin duda los rojos son una apuesta segura y harán un perfecto matrimonio y luego ya, podemos apostar por marrones o colores neutros para conseguir un buen equilibrio.

Blanco: básico y esencial

Antes de adentrarnos en el resto de colores que son apuesta segura para una decoración mediterránea es importante que nos detengamos unos instantes en el color básico de esta tendencia decorativa. El blanco es el color por excelencia de las casas de mar, de playa y que quieren captar y enfatizar esa luminosidad que nos proporciona el ambiente playero y el sol.

Y es que el blanco nos transporta al mar y mucho más al Mediterráneo que si algo tiene es luz y claridad. El blanco es básico, un neutro esencial con el que todo combina. Utilizándolo correctamente y de base conseguiremos explotar nuestra decoración añadida, cada elemento que sumemos a nuestra casa con color tendrá más impronta y mayor potencia.

Luz, tranquilidad pero también frescura y tranquilidad son los objetivos de decorar con base de blanco. Una casa en un ambiente mediterráneo necesita ligereza y más cuando suben las temperaturas. No hay nada más “fresco” que una casa en la que se respira el blanco.

Imagina, para este tipo de decoración en las que el blanco es lo más… Una casa en la playa de Grecia. Como si estuviésemos dentro del musical Mamma Mia y tu casa respira alegría, música y frescura.

Eso sí, también tienes que pensar que vienen los meses de invierno y aunque en latitudes como Torremolinos – Málaga no sufrirás el frío en demasía, si que apetece un contrapunto a tanta frescura. En Hacienda Leala puedes conseguirlo combinando el blanco con materiales naturales y más cálidos como la madera. La madera te va a ayudar a crear un equilibrio perfecto entre colores frescos como el blanco y conseguir que haya calidez a tu alrededor en los momentos que tú lo consideres.

colores mediterráneos

Azul: el color del mar

El mar es azul. El cielo es azul. Y si algo tiene nuestro Mundo y planeta Tierra es agua – mares y cielo. ¿Qué color puede llevarnos más a la naturaleza y al contacto con el medio acuoso que el mar? Si incluimos el azul en la decoración de nuestra casa conseguiremos transportar el mar al interior de nuestro hogar y tener esa sensación de paz y tranquilidad a la vez que gozar de esa energía. Es el color por excelencia para las decoraciones mediterráneas.

Eso sí, usemos siempre el blanco como base para espacios amplios como paredes y techos y el azul que sea ese complemento perfecto. Puedes incluirlo en textiles como alfombras, cortinas, cojines… Incluso un sofá azul mar fuerte te puede quedar espectacular si toda la estancia es blanca. Un azul oscuro en determinadas piezas más grandes como también un mueble de madera pintado… ¡Elegancia pura!

En los baños también puedes jugar con el azul y qué mejor lugar y es que el elemento del baño es el agua y el agua… Es azul. Así que irán fantásticamente bien y puedes pintar un trozo superior de pared de un azul bonito y luego jugar con toallas y accesorios en diferentes tonalidades de azul y/o rojo, amarillo por ejemplo.

Rojo, nota de fuerza

Porque no todo va a ser blanco y azul, en las decoraciones mediterráneas hay otros puntos que pueden dar mucho color y fuerza a nuestro alrededor. El rojo es uno de los colores que mejor combinan con el azul y el blanco y que siempre relacionamos con el entorno marinero. Quién no cierra los ojos y ve a un marinero vestido con una camiseta de rayas blancas y azul y un gorro rojo… pues el rojo será tu mejor aliado para algún detalle como cojines o jarrones por ejemplo.

colores mediterraenos

El amarillo, el otro color “marinero”

Y por supuesto, si el rojo es el contrapunto del estilo marinero, no puede faltarnos el amarillo. Dependiendo de la estancia podemos sumar de forma estratégica algún que otro toque de amarillo para que inyectar esa fuerza, alegría y viveza a nuestro hogar.

Lo importante en la decoración mediterránea es que primero, la luz fluya y consigas crear una atmósfera de energía. Y lo segundo, tener un equilibrio con los puntos de color claves.

En casa, seguimos cerca de ti
#EstamosATuLado
Déjanos un mensaje y contactaremos contigo a través del medio indicado.
EmpresaParticular

* Por favor rellena los campos obligatorios antes de enviar

Gracias

Gracias por interesarte en nuestras residencias